sábado, 19 de noviembre de 2016


BREVE HISTORIA DE AMOR 2




    ENSOÑACIÓN 2:



   Una vez dentro del salón,  Francis, me dijo que me sentara en el pequeño comedor que había  junto a la ventana, yo por entonces, solía obedecer todo lo que sonara a imperativo. Quería compensarme, según me dijo,  con una taza de cacao que su hijo le había traído recientemente de México,  al parecer, el chico  se encontraba allí realizando unas obras de canalización de aguas, era ingeniero de caminos, y pertenecía a una Organización de Cooperación Internacional.

Escuchaba a Francis,  mientras él iba de la cocina a la vitrina del salón, y del salón nuevamente a la cocina, cuando concluyó de preparar la  merienda repentina,  se replegó en su butaca tapizada en piel. A la vez que ponía  su  copa de un líquido de color marrón sobre la mesa me servía la bebida humeante en una taza con motivos florales,  ahora, con los años, puedo pensar que quizá fuera coñac o cualquier otro licor. 

Empezamos a hablar de mi madre, de mis estudios en el instituto, y me preguntó a qué me gustaría dedicarme cuando finalizaran mis estudios.Se fué ganando mi confianza , yo no estaba demasiado acostumbrada a que repararan en mis deseos. Empecé a sentirme cómoda dentro de esa situación anómala para una chica de mi edad, miré la hora en mi reloj de pulsera y viendo que se me hacía tarde me levanté de la silla dirigiéndome hacia la puerta. Él se levantó tras de mí y sacó de su bolsillo una billetera. Sin mediar más palabras , me entregó el dinero que mi madre había ganado. Cuando estaba a punto de salir, pronunció mi nombre y  me dijo que que por qué no me levantaba la camiseta.

 Cuando llegué a mi casa se lo conté a mi madre y una fuerte carcajada inundó mis oídos. Entré en el cuarto de baño y al  mirarme  en el espejo vi en mí mirada  una imagen  distinta a la  habitual. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada